Los belenes de Cracovia han sido declarados recientemente patrimonio cultural inmaterial por la Unesco.

La belenista es una tradición que le debemos a San Francisco de Asís. Durante la época de la Navidad, el santo utilizando animales vivos y parajes naturales, escenificaba el misterio del nacimiento del niño Jesús.

Belén de Cracovia

Pincha para ampliar

La “moda” se extendió pronto por toda Europa con modificaciones. Se empezaron a crear belenes en forma de pequeñas escenas transportables para poder llegar mejor a la gente. Este sistema se siguió durante siglos también en Polonia, y concretamente en Cracovia, que era entonces la capital del país.

Es ya a mediados del s. XIX cuando los belenes de Cracovia empiezan a adquirir su actual aspecto. El otoño y el invierno eran épocas de poco trabajo en la construcción y los trabajadores pasaban el tiempo libre construyendo pequeñas maquetas de los edificios. Por lo tanto, estos belenes tienen como protagonista la arquitectura de la zona y sus tradiciones.

Cada año el primer jueves de diciembre tiene lugar el tradicional encuentro de artistas, en el monumento Adam Mickiewicz en la Plaza Principal de Cracovia. A el acuden además, periodistas y cientos de personas, que se reúnen para ver los belenes inscritos en el concurso.

Exposición de belenes de Cracovia

La fecha es muy especial para los artistas polacos del belén ya que conocer a otros artistas es una parte importante de su identidad. Se trata de la verdadera fiesta del Belén en Cracovia. Los artistas del pesebre se reúnen alrededor del monumento y escuchan el toque de trompeta de Santa María y la campana de Bolesław, un valioso patrimonio cultural material.

Durante la Navidad y el Año Nuevo los belenes se exponen en espacios públicos del casco antiguo de Cracovia. Y los premiados durante todo el carnaval en el Celestat que es el Museo Histórico de la ciudad de Cracovia.

En 2020 el concurso ha estado marcado por la pandemia. Además de suponer todo un reto técnico y logístico para el museo y el jurado, el coronavirus ha estado muy presente en las propias figuras. Se podían ver mascarillas, médicos o modelos de coronavirus en lugar del dragón o el diablo entre otros. Y también había ejemplos menos evidentes, como un telón de teatro cerrado, calles en las que solo se veían unas palomas o un bastón de Asclepio (símbolo de la medicina) en manos del Arcángel.

La UNESCO declaró el 28 de noviembre de 2018 por su forma, manera de realizar el montaje y tradición, a los belenes de Cracovia patrimonio inmaterial.

Si te ha interesado esta entrada y quieres emular a los maestros del belén polacos, en controladores.net tenemos todo lo necesario para que lo consigas. Síguenos en Facebook para conocer todas las novedades de nuestro catálogo.