¿Dónde se encuentran las reliquias de los Tres Reyes Magos?

La Catedral de Colonia es una de las catedrales católicas más grandes del planeta, allí todo es superlativo. Entre la inmensidad y la quietud, cualquier despistado viajero podría llegar a agobiarse y olvidar el porqué de tal impresionante edificio. La respuesta no está oculta, no es un secreto ni una diminuta reliquia en alguna cajita de cristal. La razón es un relicario grande y pesado, tan grande que ni siquiera la enormidad de la construcción lo hace parecer pequeño, como hecho para un rey o, para tres.

Está formado por tres sarcófagos que forman una suerte de pirámide, cubierto de oro y adornado con detalladas figuras de apóstoles y escenas de la vida de Cristo. Es una obra tan compleja que su terminación en 1225 llevó casi 45 años. A partir de entonces se planificó una catedral acorde al tesoro que debía resguardar y con suficiente capacidad para albergar a los miles de peregrinos que querrían verlo. La construcción de la catedral comenzó 23 años más tarde y se extendería por más de seis siglos. y es que la Catedral de Colonia en Alemania, es el lugar de descanso final de los Tres Reyes Magos.

El periplo de las reliquias de los Tres Reyes Magos

Rastrear como este tesoro tan importante para el cristianismo llego primero a Milán y después a Colonia desde algún lugar de Oriente Medio no es fácil. La creencia más extendida señala a la madre de Constantino el Grande, la emperatriz romana Elena. Constantino, que sentía fascinación por el naciente credo, envió a su madre a la búsqueda de las primeras reliquias del cristianismo. En su viaje Elena ordeno la construcción de templos y monasterios, como por ejemplo la Iglesia de la Natividad en Belén.

La tradición afirma que además logro descubrimientos como la cruz verdadera en la que había sido crucificado Cristo, y los restos de los Reyes Magos. Las reliquias de los tres reyes se enviaron a la, por aquel entonces capital del Imperio Romano, Constantinopla, alrededor del año 330. Y se cree que algunos años después fueron donadas por el emperador al arzobispo de Milán San Eustorgio. Permaneciendo desde entonces en la basílica que lleva su nombre. Hoy en día la Basílica conserva en la punta del campanario una estrella en lugar de una cruz como suele ser habitual. Y en su interior hay un sarcófago romano de mármol, vacío desde que Milán fue saqueada por Ferderico Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano, en 1164. La última etapa del largo periplo de las reliquias de los Tres Reyes Magos se produce cuando Barbarroja regaló las reliquias a Reinaldo Dassel, arzobispo de Colonia y uno de sus consejeros más cercanos, el cual las llevo a su actual emplazamiento.

Los Tres Reyes Magos y su vinculación con Colonia y Alemania

Los Tres Reyes Magos Catedral de ColoniaDebido a esta vinculación de los Tres Reyes Magos con la ciudad de Colonia, que incluso exhibe en la parte superior de su escudo tres coronas doradas, en Alemania existe una curiosa tradición relacionada con ellos. A medida que se acerca el 6 de enero, las calles se llenan de niños y jóvenes que entonan canciones de puerta en puerta, los Sternsinger o Cantores de la Estrella, en referencia a la estrella de Belén.

Esta costumbre de raíces católicas es también muy popular entre los luteranos. Después de las canciones, los jóvenes, muchos de ellos disfrazados de Reyes Magos, bendicen la casa mediante un curioso código escrito con tiza en el frente del edificio. Escriben el año, un asterisco como símbolo de la Estrella de los Magos, tres cruces y las letras C, M y B. Su significado no está claro ya que, las cruces pueden referirse tanto a los tres Reyes como a la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Y las letras tanto a la sigla de “Christus mansionem benedicat” (“qué Cristo bendiga esta casa”), como a las iniciales en alemán de Gaspar, Melchor y Baltasar.

Desde Controladores.net esperamos que os haya gustado esta pequeña reseña, acerca de la curiosa historia de las reliquias de estas tres figuras, fundamentales en cualquier belén que se precie.