(Imagen de portada: Belén del Santo; Montilla 2015, de Antonio Ramírez. Los Reyes Magos son las figuras que más debate han suscitado por sus dudas históricas: procedencia, etnia, verdadera identidad…)

La Navidad está a la vuelta de la esquina y es casi imposible que tu belén no esté ya luciendo sus figuras y escenarios. Si eres de los que esperan hasta el último día para montar el portal de belén, puede que todavía estés a tiempo de recibir estos consejos. Si no es así, puedes tomar nota de cara al año que viene y tener en cuenta estos 5 errores históricos al montar el portal de belén que solemos cometer.

Claro que también puedes pasar de exactitudes históricas y darle a tu belén el toque personal que quieras. Lo importante siempre es vivir con alegría la Navidad

Montando el belén cometemos diversos errores históricos.

 

5 errores históricos al montar el portal de belén

El portal de belén es uno de los contenidos navideños imprescindibles en cualquier casa de España, un país con una rica tradición belenista. Pero eso no implica necesariamente que lo hagamos con un realismo inapelable. Descubre estos errores históricos que cometemos en nuestros belenes:

  1. El propio Niño Jesús: vamos a imaginarnos en la actual Palestina un recién nacido rubio y con los ojos azules. Parece raro, ¿verdad? Pues con estos rasgos tan poco asiáticos solemos representar no solo a Jesús, sino a la Virgen María, a San José y al resto de personajes del portal.
  2. La nieve en el portal. Aunque no es una cosa imposible, sí es poco probable que nieve en la zona del Nacimiento. El clima en Belén podía ser parecido al semidesértico del sureste de España. De hecho, un temporal de nieve en Oriente Próximo puede ser noticia… Sin embargo, al montar el belén en Europa siempre le añadimos un toque de nuestra propia cultura, de ahí que representemos los tradicionales inviernos continentales fríos y nevosos.

    Es extraño que nieve en Belén. Uno de los errores más frecuentes que comentemos al montar el Nacimiento.

  3. Baltasar, el rey negro. La representación más antigua conocida de los Reyes Magos se encuentra en Rávena (Italia), un mosaico del siglo VI que muestra a 3 magos blancos, como también aparecen en la película Ben-Hur. Pero, más allá de cualquier polémica, lo cierto es que la “democratización” étnica de Baltasar ocurrió alrededor del siglo XV, en plena expansión del cristianismo allende Europa. La razón parece obvia. Hay otros misterios sobre los Reyes Magos que aún están por resolver…
  4. El cerdo, prohibido. Los animales del portal son otra licencia histórica que hemos ido añadiendo al portal. El consumo y la cría del cerdo en el judaísmo estaban castigados. Tampoco es el pavo un animal típico de la zona donde nació Jesús, ni las vacas gordas que plantamos en nuestros pesebres.
  5. Las edificaciones. Muchos belenes representan el Nacimiento de Cristo en una escenografía propia, a veces incluso con lugares reales de la ciudad donde se monta el belén. En otras ocasiones, sin ningún motivo aparente, se incluyen castillos medievales, casas europeas… o incluso iglesias católicas. Es evidente que no existían tales edificios en la Palestina del siglo I. Pero el Belén es mucho más que una representación histórica, así que también aquí puedes permitirte ciertas licencias.

 

Y tú, ¿sabías que algunas de estas “tradiciones” que conservamos al montar el pesebre son anacrónicas? ¿Corregirás esos errores históricos del portal de belén para el año que viene, o seguirás montándolo como siempre?

Cuéntanos… ¡y envíanos una foto de tu nacimiento!